El mundo de este siglo, tan rápido y severo, necesita un nuevo tipo de liderazgo.

Como en los dos siglos anteriores, competir en precio y calidad continúa siendo crítico y necesario. No obstante, estos dos pilares del capitalismo no constituyen criterios de éxito en un entorno escaso de capital y de recursos naturales. Qué más hace falta?

Personalmente creo que necesitamos, al menos, un nuevo tipo de líderes.

Esta incipiente pero creciente forma de capitalismo avanzado viene acompañada de una mayor complejidad y consecuencias. Aunque ya todos conocemos las del modelo reinante, la inercia activa, la institucionalización y la apatía generalizada, hacen que veamos la montaña aún más alta.

Asimismo, muchos ejecutivos necesitan ser persuadidos para que suspendan sus prejuicios sobre la planificación y la certidumbre. Para este nuevo capitalismo, debe ser asumible la posibilidad de operar desde el pánico y la determinación, así como para las empresas competir atención en atención a las necesidades sociales.

Manifestaciones del Capitalismo de Respuesta Social.

  1. Las empresas reestructuran sus operaciones para acomodar activamente la demanda de sus consumidores a fin de crear nuevos productos que reduzcan la distancia entre las expectativas tradicionales de calidad-precio y el impacto social a gran escala.
  2. Este “gap” ha sido sistemáticamente ignorado en el pasado, ya que el preocuparse de las “externalidades” no era considerado una buena práctica de negocios.
  3. No obstante, esas externalidades vulneran hoy la viabilidad de líneas de producto integras. Líneas y cadenas que han servido como base de nuestra economía industrial.
  4. Mientras los esfuerzos realizados en el pasado para convertirse en buenos ciudadanos corporativos, habitualmente estaban centrados en la mejora de las técnicas de producción y en la eficiencia, últimamente lo están en hacer mejores productos. Productos que respondan legítimamente a las presiones emergentes y a las necesidades sociales.
  5. Ejemplos evidentes de estas nuevas presiones sociales serían la eliminación de los tóxicos presentes en productos de uso cotidiano, un renovado énfasis corporativo hacia la reutilización y durabilidad de sus productos y algunos nichos de innovación pura, como respuesta a las presiones sobre el cambio climático.

Altruismo, Capitalismo y Respuesta Social

In 1994, InterfaceFLOR embarked upon Mission Zero®

In 1994, InterfaceFLOR embarked upon Mission Zero®

Esta fuerza tendiente hacia hacer el bien haciendo bien las cosas que existe en un grupo muy selecto de capitalistas es como el altruismo, pero mejorado. El altruismo requiere despreocuparse de uno mismo;  sin embargo la Respuesta Social simplemente requiere no disparar a los de tu bando.

Es como disponer de una red de soporte entre la empresa, la industria y los reguladores para establecer las reglas que determinan qué es un “buen producto”, teniendo en cuenta las expectativas sociales, de forma sensata y fiable para el negocio, mientras se posibilita la competencia en calidad, precio y las necesidades sociales.

Recordemos cuantos años llevó a W. Edwards Deming y Joseph Juran asegurarse de que los procesos de calidad entrasen en los planes de estrategia corporativa, suplementando las clásicas preocupaciones sobre precio, fiabilidad y distribución. Esa revolución en calidad y eficiencia productiva estableció el énfasis dual en precio y calidad técnica de productos y organizaciones, tan normal en nuestros días.

Una Nueva Trinidad

Para algunas empresas (poderosas y modestas) la nueva Trinidad pone a la par las preocupaciones sociales, el precio y la calidad técnica. Este nuevo enfoque en la estrategia de negocio está diseñado para promover la “generación sostenible de valor”. Produce familias de productos que pueden soportar el escrutinio social a lo largo del tiempo.

El desarrollo de productos de Respuesta Social, introduce nuevos modelos de decisión.  Estas empresas se están aventurando, de lleno, en terrenos poco familiares, con nuevos roles que pueden construir el valor a largo plazo de sus negocios y cambiar, de forma fundamental, nuestra calidad de vida.

Si el Precio y la Calidad técnica son el Padre y el Hijo del credo corporativo, la Respuesta Social es el Espiritu Santo, para muchas empresas de futuro.

Nuevo liderazgo Social

El Capitalismo de Respuesta Social es mucho más que una curiosidad de fin de siglo o una “burbuja alternativa”. He pasado gran parte de los últimos 10 años intentando probar a mis empleadores y clientes por qué el Capitalismo de Respuesta Social va mucho más allá de preocupaciones energéticas o medioambientales. Reside en el corazón del consumidor: en la elección de productos, en la estrategia corporativa, en el atractivo de las inversiones y en el valor y reputación de la marca.

Es un acto de equilibrio responsable entre las fuerzas de las necesidades sociales, la estrategia corporativa, la energía y el medio ambiente como modificadoras de las ya clásicas de riesgo financiero y oportunidad económica. Pero, requiere la búsqueda permanente de productos superiores que nos aseguren un mundo mejor.

Cuando una empresa se hace preguntas acerca de cómo las necesidades futuras de la sociedad transformará su organización, entonces comenzamos a sentir su alma.

Dando forma al Capitalismo de Respuesta Social

Esta historia, en cierto sentido, acaba de comenzar. Colectivamente, el mundo se enfrenta a algunas de las mayores amenazas a nuestra forma de vida, derechos y libertades. Las interconexiones entre el desarrollo económico global, el terrorismo, las tensiones sobre los recursos como el petróleo y el agua, el crecimiento de la población, la incertidumbre sobre el cambio climático y el malestar político están todos convergiendo. Estos agentes catalizadores están conformando desarrollos prometedores en nuestro sentido de equidad global. Los mejores Capitalistas Sociales ven las oportunidades y responsabilidades subyacentes a tan serios desafíos sociales.

  1. 51 de las economías más grandes del mundo son corporaciones. Los beneficios combinados de las 200 mayores corporaciones exceden las economías combinadas de todo el mundo, excepto el G10.
  2. Hoy, los gigantes y los poderosos no son los políticos, los científicos o los imperios. En cambio las Corporaciones y sus políticas conforman el mayor poder en este nuevo siglo.
  3. Los lideres corporativos deben “apretar el pause” y reflexionar sobre sus nuevas responsabilidades.
  4. Esto no se debe confundir con acercarse a las regiones más pobres del planeta, en nombre de la responsabilidad social, con la esperanza de ayudarles y crear un mercado para sus productos…
  5. Sin embargo, nuevas tecnologías, políticas e inversiones están transformando la industria de la energía.  La Pila de combustible, los biocombustibles, el tren híbrido, los aerogeneradores, etc., representan nuestra creciente sensibilidad hacia los recursos finitos y hacia el Capitalismo de Respuesta Social.

Un problema añadido: La gran mayoría de las mentes de los buenos MBA’s y ejecutivos junior comienza a sentirse algo aturdida cuando comparten más de tres desafíos globales y, esto es lo que separa el líder del simple manager o gestor, la habilidad para responder a nuevas presiones antes que sean status quo.

Beneficios recurrentes del Capitalismo de Respuesta Social

InterfaceFLOR EMEA

InterfaceFLOR EMEA

  1. Acceso al mercado Global. Excediendo la normativa medioambiental del mercado más restrictivo y haciendo el producto “eco-preferido”.  En el 2006 Goldman Sachs demostró las barreras/restricciones de acceso a mercados para productos fabricados en USA; en 1999, Toyota ya los cumplía. Piensese en los beneficios que produjo a Toyota solamente ese diferencial.
  2. Ciclo corto. El proceso de diseño y desarrollo consideran el impacto social y medioambiental. Intel, HP, Apple e Interface son el benchmark.
  3. Diferenciación de producto. Introduciendo beneficios medioambientales distintivos, como eficiencia,  simplicidad o facilidad de desmontaje, se puede desviar la decisión de compra. Toyota ha desbancado a todos los gigantes del automóvil.
  4. Reducción del riesgo. Seleccionando productos y proveedores que incorporen la Respuesta Social, el perfil de riesgo de la firma se reduce.  Recordáis los suicidios en proveedores de Dell y Apple?

Arquímedes comprendió el enorme poder del punto de apoyo en la palanca…Hoy, la necesidad que tiene la gente de ayudar a crear un mundo mejor se está transformando en el punto de apoyo para todas las inversiones, esperanzas y aspiraciones.

Share →

2 Responses to Capitalismo de RESPUESTA SOCIAL

  1. baisal2 dice:

    Saludos maxneira, Comentario de baisal2: La respuesta y la demanda. Te felicito por el esfuerzo que has hecho en tu artículo. Lo he leido al menos tres veces y hay algunas cosas que no acabo de entender.
    Hablas de un Capitalismo de Respuesta Social “nuevo”; ¿cuál es la Demanda Social “nueva”?. Las grandes empresas empezaron a eliminar los tóxicos en sus productos sin que hubiera demanda social alguna, excepto en casos espectaculares y flagantes. Y sólo pueden hacerlo si hay una alternativa más barata o del mismo coste.
    En general la gente no está dispuesta a sacrificarse por el medio ambiente cuando el tema le afecta diréctamente.
    Aun no se sabe si, desde el punto de vista medioambiental, es mejor quemar combustible fósil (y emitir CO2) o utilizar combustible nuclear y generar residuos. Te puedo asegurar que, contrariamente a lo que se oye, los productos desde los años 60 del siglo pasado hasta ahora han sido cada vez mejores y más baratos, incluso en algunos casos en moneda corriente!. La empresa que no lo ha conseguido ha muerto.
    Lo único nuevo en la industria de la energía son los aerogeneradores (3-4% de la generación total de energía). De los biocombustibles es mejor no hablar. La pila es un modo de almacenar energía producida previamente. Lo verdaderamente urgente e importante es estudiar alternativas válidas a quemar combustibles fósiles o nucleares sin hundirnos en la miseria, bien sea ahorrando (si la gente lo acepta) o aumentando la energía disponible (si hay modo).
    En cuanto a productos reutilizables, los actuales ya lo serían en gran parte (pensemos en un frigorífico), pero hoy por hoy no es una solución ni económica ni aceptada socialmente. La botella de vidrio era reutilizable…hasta que se descubrió que, en la mayoría de los casos, lavarla y transportarla requería más energía y combustible que fabricarla en material plástico.
    En muchos casos no sería necesaria, pero el público y las leyes no permiten ir a comprar la leche a las vaquerías. Hay una regla que se mantiene secreta; todo tiene un precio.
    La industria farmacéutica produce muchos residuos pero gracias a ella ha aumentado mucho la esperanza y la calidad de la vida. Perdona si no he entendido bien algunas de tus tésis.
    Saludos cordiales.

    • Maximo Neira Schliemann dice:

      Gracias por tu comentario baisal2.

      Los máximos locales, las perspectivas estrechas o cortoplacistas y la educación economicista o industrialista son, en parte, los responsables.

      Algunas empresas llevan muchos años desafiando los axiomas que mencionas, correctos, si consideramos su ciclo de vida desde la materia prima hasta la producción.

      A modo de ejemplo de mi tesis podría mencionarte a Interface. A pesar de ser una empresa de alfombras de nylon, colabora con los productores de la coprolactama y vende las alfombras como servicio, recuperando y reciclando. Ahora pondrá las declaraciones de impacto medioambiental en cada producto! http://bit.ly/d2Yqbi

      Con una perspectva asi de amplia, te obligas a cambiar el modelo energético, social, económico y medioambiental de la empresa. A la postre, una nueva estrategia y un nuevo rol modificador del papel de ésta empresa en la sociedad. Al Capitalismo Social no le hace falta la demanda de social, solo le dirige la responsabilidad. No cubre solo lo que se le pide, aborda lo que es necesario.

      Espero aclare un poco el concepto detrás del artículo.

      Denuevo, gracias por tus comentarios.

      maxneira
      beyondeconomics.es