Es Perfecto? Es Commodity. Cómo lo consigues? Es Diferencial.

 

En éste siglo, lo más importante no es aquello que hagas. De hecho, si hiciésemos una fila hoy con los grandes vencedores (no tramposos) en los negocios, notaríamos que muy pocos están allí por lo que hacen o fabrican.

Hoy, si hacemos algo nuevo (o simplemente mejor, más rápido o más barato), la competencia va y se descuelga rápidamente con algún método para mejorarlo aún más y a mejor precio.

Esta espiral diabólica acelera la comparación en precio, en funcionalidad, calidad y servicio transformando rápidamente, casi todo, en una commodity.
Esto no solo afecta hoy a los negocios. En gran medida, también aplica a las personas, en las formas o maneras que utilizan los individuos para conseguir sus metas.  Asimismo, con la especialización y la experiencia; capaces de actuar como diferenciadores en ciertos momentos de la vida, ciertamente, no serán capaces de hacerlo a lo largo de toda la vida profesional.

Cambiar de trabajo, de empresa e incluso de industria, frecuentemente implica adaptar conocimientos y habilidades a un nuevo conjunto de condiciones.

 

Ventajas competitivas sostenibles y éxito duradero, para ambos empresas e individuos que trabajan en ellas, descansa en el ámbito del “Cómo”.

El “Cómo”, como reducto de factor diferencial sostenible a modo de vencer a la competencia por Comportamiento, por Conducta.  Y no me refiero a moralinas sino a la alineación de valores y propósitos con nuestros grupos objetivo.

 

Todos seguimos queriendo destacarnos de nuestra competencia, ser audaces, disponer de algún valor único, hacer algo difícil de copiar o llegar a ser el número uno. Es la esencia de la competición.

Pero en un mundo “comoditizado”, nos estamos quedando sin espacios libres dónde poder lograrlo.

 

Sin embargo, existe un terreno donde la variación y la variabilidad son tremendas. Un sitio donde hay más heurística que algorítmica, en el cual, de hecho, no se puede “comoditizar” o copiar. Es el espacio del comportamiento humano. Del Cómo hacemos aquello que Hacemos.

 

Las cualidades que muchos (casi todos) califican como “soft”: Confianza, Integridad, Valores, Reputación, etc. se han transformado, paulatinamente, en Moneda para los negocios y en las palancas de la Eficiencia, la Productividad y la Rentabilidad.

Es una forma radicalmente diferente de competir en el mercado de hoy. Una aproximación imperiosa, si consideramos las implicaciones (riesgos) de operar en un mundo transparente, cableado y global.

 

Permitidme recomendaros un buena lectura al respecto:

“how”, Dov Seidman, 2007. Wiley. (in Amazon)

 

Tagged with →  
Share →