Ética y Empresa?

Porque una empresa ética tiene “otra” manera de ver los problemas.


En la Economía de la Reputación, la actuación ética e íntegra de un directivo es condición necesaria para que sea un buen directivo, y para que su empresa progrese hacia la excelencia en un mercado gobernado por la confianza de sus stakeholders.

Es de vital importancia que la ética se integre en la estrategia y en la práctica diaria de las empresas. No es una moralina, esa integración conlleva cambios fundamentales en la manera de dirigir que proporcionan ventajas competitivas sustanciales.


Las Infinitas Posibilidades de la Reputación y la Etica

En éste nuevo entorno, una empresa excelente no es una empresa técnica y económicamente “correcta”, a la que se han añadido:

  • Algunos “valores” sociales y éticos.
  • Instrumentos como un código ético o una fundación filantrópica.
  • Un director de responsabilidad social.
  • El cumplimiento de los requisitos señalados por un estándar certificable sobre aspectos éticos, sociales o medioambientales.

La incorporación de la ética no resulta fácil cuando no se desea ese cambio o no se reconocen sus ventajas.

“Si la estrategia anterior nos ha dado buenos resultados, ¿por qué cambiarla?”

O, tal vez, porque no se sabe cómo llevarlo a cabo. “Porque no se identifican las causas profundas de los problemas”.

O  porque, aunque se desea, no se tiene la capacidad para hacerlo. “Porque faltan las virtudes necesarias en los decisores”.

La estrategia de una Empresa Ética debe iniciarse desde sus valores.

  • Debe ser ética desde su mismo origen, propósito y diseño.
  • Desde la descripción de sus metas, de su misión y de su visión.
  • Pasando por la formulación e implementación de sus políticas y estándares operativos, hasta su evaluación final.

¿Desea leer más acerca de cómo afecta la Ética al Management?