Es de vital importancia que la ética se integre en la estrategia y en la práctica diaria de las empresas.

Esa integración conlleva cambios fundamentales en la manera de dirigir y proporciona ventajas competitivas sustanciales.

La actuación ética de un directivo es condición necesaria para que sea un buen directivo, y para que su empresa progrese hacia la excelencia.

Lo que hace el directivo ético, de alguna manera,  es “cambiar” las preguntas.

Algo que no resulta fácil cuando no se desea ese cambio. “Si la estrategia anterior ha dado buenos resultados, ¿por qué cambiarla?”
O porque estamos convencidos que no se puede llevar a cabo. “Cuando uno se encuentra atrapado en unas costumbres y rutinas cuyas consecuencias no acaba de valorar”.
O, tal vez, porque no se sabe cómo llevarlo a cabo. “Porque no se identifican las causas profundas de los mismos”.
O  porque, aunque se desea, no se tiene la capacidad para hacerlo. “Porque faltan las virtudes necesarias en los decisores”.

 

El Management ético se complica la vida.

Se obliga a sí mismo a preguntarse:

  • Por los efectos de las decisiones sobre todos los afectados.
  • Por cuál es la mejor decisión, en cada caso, y a alejarse de la comodidad y seguridad del rebaño.
  • Por qué es lo que buscamos “de verdad”.
  • Por cuán recta es nuestra intención.

Y esto no es fácil, desde luego, sobre todo cuando nos enfrenta a la necesidad de cambios profundos.

Ser ético nos complica la vida, desde luego, pero es la única manera de llegar a ser un buen directivo.

  • y una buena persona
  • y hacer de nuestra empresa una empresa excelente

 

El porqué de la Ética.

¿Por qué? Porque una empresa ética tiene “otra” manera de ver los problemas, ya que se fijará siempre en:

  • Las consecuencias de sus decisiones sobre todas las personas implicadas.
  • Los propios directivos, los empleados, clientes y proveedores, la comunidad local, la sociedad toda.
  • e incluso las futuras generaciones (la dimensión medioambiental).
  • Porque  “verá” cosas…
  • Consecuencias, problemas, dimensiones–que otras empresas no verán.
  • Cosas relevantes quizá no para la rentabilidad a corto plazo, pero sí para la consistencia de sus políticas y acciones.
  • La implicación de y en sus stakeholders.
  • O la creación de confianza entre ellos y con la organización.

 

Ética y Excelencia?

Una empresa excelente no es una empresa técnica y económicamente “correcta”, a la que se han añadido:

  • Algunos “valores” sociales y éticos.
  • Instrumentos como un código ético.
  • Un director de responsabilidad social.
  • El cumplimiento de los requisitos señalados por un estándar certificable sobre aspectos éticos, sociales o medioambientales.

La estrategia de una empresa ética debe iniciarse desde sus valores.

  • Debe ser ética desde su mismo origen.
  • Desde la descripción de sus metas, de su misión y de su visión.
  • Hasta su implementación y su evaluación final.

 

Medidas “alternativas” a la Ética.
Ética -> Modelo “coste”

Un punto de vista que justificaría la fuerte oposición de los economistas porque, en definitiva, la ética de la empresa se convertiría en un obstáculo a la eficiencia económica.

También justificaría la resistencia de los empresarios, en la medida en que esas restricciones hagan más difícil la consecución de los objetivos económicos de la empresa-inversores.

Por ejemplo, una empresa que sólo busque el éxito económico entenderá probablemente la justicia como la observancia estricta de unas reglas fijadas desde fuera que cumplirá en función de un cuidadoso análisis coste-beneficio.

De modo que no le importará ser injusto en alguna ocasión si los beneficios obtenidos con esta práctica superan los costes –costes económicos, desde luego, o convertibles en económicos, tales como quejas, sanciones, boicots, pérdida de clientes y/0 reputación, etc.

Ética -> Modelo “certificación”

…no contaminar, pagar salarios generosos, jornadas limitadas, contratar discapacitados, paridad de sexos, tener un buen clima laboral en la empresa…

Vamos, que si la competencia y las reglas del mercado lo permiten, algo así como un listado de condiciones, de modo que, cuando se cumplan todas, puede uno afirmar que ya se es ético…?

Ética -> Modelo “redención”

Algunos sostienen que la ética es una cuestión de blanco o negro. O se es ético, o no se es.
Sospecho que, a menudo, ese rigor es más bien una excusa. “Difícilmente podremos ser éticos en todo y siempre”.

Otros mantienen una postura más light. Para ellos, la ética es un añadido a las conductas ordinarias, con las que no se mezcla.
Ser ético será, pues, practicar la filantropía o la acción social, para repartir los beneficios obtenidos mediante procedimientos en los que la ética no habría tenido arte ni parte.

Ética -> Modelo “status-quo”

La Ética no es “lo que hacen todos”, ni “lo que pide la sociedad en cada momento”, ni la observancia de las reglas del mercado, ni el cumplimiento de la ley.

En todo caso, basta echar un vistazo a nuestro alrededor para darnos cuenta de que la ética sigue siendo algo ajeno a las prácticas de muchas empresas, al menos a juzgar por las conductas puestas de manifiesto, por ejemplo, en la crisis financiera que estalló el verano del 2007.
O, por el deficiente nivel de lucha contra la corrupción en nuestro país (y en otros muchos).

Ética -> Modelo “moda”

Quizá lo fue hasta hace unos años, pero parece que ha perdido algo de su glamour. Hoy se prefieren términos más “neutros”, como:

Responsabilidad social corporativa, Ciudadanía corporativa (corporate-citizenship), Sostenibilidad (muy de moda), Triple cuenta de resultados, etc.

Tal vez sea porque los que así actúan no están convencidos de la necesidad de la ética en los negocios, o porque temen que una actitud exigente pueda asustar/espantar a algunos de sus grupos de interés.

Por qué ha de ser ética la Nueva Empresa y el Nuevo  Management?

Una buena empresa, una empresa excelente, es –ha de ser–una empresa ética.
Y si no es ética, no será una buena empresa, aunque quizás obtenga elevados beneficios, una envidiable cotización en bolsa.

Porque me parece que todos estaremos de acuerdo en que no daríamos el calificativo de “excelente” a una empresa que sólo mostrase resultados económicos espectaculares, como los que pueden conseguir los negocios mafiosos, fraudulentos o el tráfico de drogas.

Tagged with →  
Share →