Rediseñando el Capitalismo, Entrevista a Michael E. Porter, HBR, Instituto de  Estrategia y Competitividad, Harvard Business School.

Articulo original: Tatjana de Kerros, Rethinking Capitalsm @ The Entrepreneuralist

Antes de comenzar con la transcripción de la entrevista, solo quiero resaltaros mi absoluto asombro que “genios” de éste calibre den forma a la futura generación de líderes empresariales. Gracias a este tipo de información puedo comprender mejor  por qué hemos llegado a la situación actual…
Reconozco que me ha costado mucho publicar algo que no comparto en ningún extremo, pero este es el “state-of-the-art”

Transcripción
El problema hoy en día con el capitalismo es la relación entre las empresas y la sociedad, poniendo en duda el propósito mismo del capitalismo y los beneficios del sistema capitalista para satisfacer las necesidades de la sociedad. Los negocios han evolucionado en una dirección en la que han sido capaces de reducir el ámbito y las formas de crear valor económico. Las empresas son generalmente percibidas como la creación de beneficios a expensas de la comunidad, y debido a las crecientes presiones, los gobiernos y líderes políticos se sienten incapaces de aplicar políticas favorables a las empresas (status-quo en otras épocas) , ya que el ambiente político les obliga a ser  “duros” con la comunidad empresarial.

Milton Friedman (Nobel, 1976) argumentó que la responsabilidad social corporativa de las empresas era simplemente la maximización del beneficio. Lo que era percibido hasta hace bastante poco, como bueno para los negocios = bueno para la sociedad. Sin embargo, existen innumerables ejemplos que demuestran que esta relación es mucho más compleja. El Beneficio no es incompatible con las necesidades la sociedad, pero las influencias más amplias y más sutiles del concepto reinante del éxito de una empresa, puede llevar a situaciones donde las ganancias se generan a expensas de la sociedad, creando una pérdida de apoyo e indignación en la sociedad. Esto genera una tensión creciente entre socios que son mutuamente dependientes uno del otro.

El juego de palabras, que es la base de esta entrevista, es que aquello que es bueno para la sociedad, es bueno para los negocios. Del concepto de” valores compartidos” brota que la creación de prestaciones o rendimiento sociales es una forma eficaz de crear valor económico para la empresa, con beneficios que provienen de la satisfacción de las necesidades de la sociedad.  Que a mi humilde juicio me ha sonado a privatizaciones de servicios, más que a preocupación por el impacto de las operaciones en la sociedad.

El ejemplo más común hoy en día sería el foco, especialmente exagerado, de las empresas sobre el medio ambiente. Las empresas entienden, ahora, que si piensan en el medio ambiente, ahorrarán dinero a través de los costes de energía y la minimización de la logística necesaria, por ejemplo.

El concepto de “valores compartidos” se centra en la enorme oportunidad de crear valor económico que percibe el entrevistado oculto en beneficio social, ya que las organizaciones reconocen que ya han “maximizado”, a lo largo de las últimas décadas, el factor satisfacción de las necesidades convencionales de los consumidores.

Tenemos, dice el entrevistado,  una amplia gama de necesidades en el mundo, tanto en los países desarrollados y en desarrollo, y que pueden movilizar el capitalismo hacia satisfacer estas necesidades, y ganar dinero con ello. Este tipo ganancias compartidas crean valor, ya que no se logra a expensas la sociedad.

La ubicación de la empresa es el concepto central para la comprensión de las sinergias entre las empresas y la sociedad. Según Porter, esto forma parte del siguiente capítulo para repensar las estrategias, las cadenas de valor y ventajas competitivas. La capacidad de crear valor compartido formarán parte los grandes factores diferenciadores que una empresa deberá ser capaz de movilizar en los próximos años.

Hemos tocado fuera del modelo tradicional y de las formas de competir, y todo el mundo es imitado. Las empresas que vayan a utilizar los valores compartidos como una ventaja sostenible no sólo van a beneficiarse de las ventajas en los costes, sino que servirán a las comunidades.

Hay muchas cosas que una empresa puede hacer que no impliquen un trade-off. Las empresas, por supuesto, tienen que seguir cumpliendo con regulaciones diversas, pero los valores compartidos van más allá. La empresa tiene que averiguar  que es su cadena de valor, y cómo esta afecta importantes necesidades y/o problemas sociales. Esto creará numerosas oportunidades en el producto, el proceso, la cadena de valor y el clúster de industrias de apoyo para crear valor compartido.

Un ejemplo para explicar los valores compartidos sería el comercio justo. Tradicionalmente, la RSE se aseguraría de que un agricultor podría obtener más precio por su trabajo. A través del concepto de los “valores compartidos”, la oportunidad real radica en la comprensión de las formas de crear más valor económico, y el agricultor por lo tanto, se verían recompensados por la creación de mayor valor real, a través de una mayor productividad y calidad.

Dicho valor no se genera a través de la caridad, sino a través de la creación de nuevo valor económico, que en última instancia, tiene un efecto indirecto sobre los valores sociales. Esto elimina una de las objeciones que se encuentran en la aplicación de prácticas de RSE, que como los valores personales de un individuo afectan la forma en que éste se gasta el dinero de los accionistas en acción social. Los valores compartidos son en interés individual,  interés propio para la empresa, y en última instancia, el interés de la sociedad.

El siguiente paso para el desarrollo de este concepto es crear un vocabulario y un marco para acentuar esta idea. Existe ahora un entendimiento común de que la RSE ha llegado a un callejón sin salida, y que el impacto real no se trata de contribuciones de caridad, sino a través de la movilización de las empresas. Ahora tenemos que ofrecer las herramientas para que las empresas pongan en práctica esta idea, ya que este es un concepto que aún no se practica en el mundo real, y que nos permite repensar la estrategia y transformar la manera en que se hacen los negocios.

Si habéis llegado hasta aquí. Me gustarían mucho vuestros comentarios. A mi me ha parecido, sinceramente, impresentable.

Fuente:

Rethinking Capitalism HBR

To read the article The Big Idea: Creating Shared Value in Harvard Business Review

Tagged with →  
Share →

2 Responses to HBS REDISEÑANDO el Capitalismo

  1. Ricardo Morel dice:

    Me parece sensacional que por fin líderes de opinión como Porter se inclinen a la inclusión como estrategia empresarial.
    En Perú varias empresas mineras han iniciado este proceso, tal vez al inicio por “coerción”, pero ahora ya lo hacen porque entienden la “conveniencia” y el siguiente paso debería ser la “convicción”.
    El futuro de las empresas está en un cambio estructural de la visión de hacer negocios creando “valor compartido” para todos los stakeholders involucrados.

    • Maximo Neira Schliemann dice:

      Gracias por tu comentario, Ricardo. Espero, como tú, que continúen en esa linea más allá del “descubrimiento que acaban de hacer”…