Basado en la conferencia de Scott L. Mitchell, OCEG Chairman.
Serie de 3 Posts. [1-Definición, 2-Pilares, 3-Implicaciones]

En el post anterior — 1-Definición — se proponía:
Rendimientos con Principios = Fiabilidad en la Consecución de Objetivos, considerando la Incertidumbre y actuando Íntegramente.”

En éste evaluaremos con mayor detalle los 4 pilares, desde esta perspectiva diferente.

Los 4 pilares del Rendimiento con Principios

  • Consecución de Objetivos
  • Consideración de la Incertidumbre
  • Integridad en la actuación
  • Fiabilidad

Consecución de Objetivos

Hay tres aspectos importantes a tener en cuenta sobre el logro de objetivos.

  1. Deben ser intencionados. Los “Rendimientos con Principios” no pueden ser accidentales. No podemos mirar atrás, hacia nuestro rendimiento y resultados y decir: ‘’Hey, ¿no crees que hemos hecho un gran trabajo?’’. Bueno, solamente es un gran trabajo si tenías la intención de hacer un gran trabajo y es reconocido como tal por el receptor.
  2. ¿Que se mide realmente? ¿Que rendimientos estamos midiendo frente a esos objetivos intencionales?
  3. Y por último, que esas intenciones y mediciones puedan ser visibles para los grupos interesados.

Pero debemos tener cuidado aquí porque las organizaciones tienen diferentes tamaños y formas, y ciertamente hay algunos requerimientos para organizaciones públicas y grandes organizaciones privadas, pero también hay ciertos requerimientos para pequeñas organizaciones privadas, y la clave aquí es que esa información sea visible para los grupos interesados apropiados.

Y ‘apropiados’ será diferente en base al tipo de organización del que estemos hablando.

Consideración de la Incertidumbre

  1. Pensamos en las Incertidumbres del futuro en forma de escenarios estratégicos, tanto los efectos positivos como los negativos de cada escenario. En el contexto del “Rendimiento con Principios” y en el del “GRC” también (Governance, Risk Management & Compliance), las consecuencias negativas o el aspecto negativo de las incertidumbres principales, son los riesgos y las positivas, las posibles recompensas u oportunidades. Ambas a tener en cuenta en nuestra estrategia,  propósitos, políticas o intenciones.

Así que al hablar de hacer frente a la incertidumbre, hay que tratar con ambos; los riesgos y las recompensas para nuestro propósito o intenciones, y al mismo tiempo tratar de equilibrar la ecuación frecuentemente a medida que vamos avanzando en el tiempo.

  1. Actuamos de forma Proactiva. Simplemente seremos incapaces de responder constantemente a los sucesos positivos o negativos que nos depare el futuro. No podemos mantener una posición reactiva ante la incertidumbre. Alternativamente, debemos estar planeando cuáles pueden ser nuestras reacciones o posturas frente a los diversos escenarios con suficiente antelación y al evidenciar su aproximación.
  2. Actuamos con Rigor. No es accidental ni decidid al azar. Es algo organizado, reflexivo y considerado. La adopción de diferentes actitudes ante diversos escenarios responde a su consideración activa frente a nuestros propósitos.

Integridad en la Actuación

La integridad tiene mucho que ver con el mantenimiento de las promesas que hablábamos anteriormente, más aún de honrar las promesas, que es muy diferente a simplemente mantener una promesa.

El punto a destacar es que algunas promesas, a pesar de los mejores esfuerzos, no se cumplen nunca y eso debemos reconocerlo y ser realistas en el momento de su establecimiento y el disclosure.

Así que cuando hablamos de Actuar con Integridad, realmente estamos reflejando los límites que hemos comentado anteriormente.

Utilizamos la palabra ‘’honorar’’ en vez de ‘’mantener’’ porque el objetivo en honorar tus promesas es que si por alguna razón no puedes mantener la promesa, que seas capaz de asumir el “desastre” que se ha creado por no haber sido capaz de mantener la promesa, tanto desde el punto de vista operativo como reputacional.

Fiabilidad en la Consecución de Objetivos

Básicamente que los resultados son “esperables”.  En otras palabras, que hay un rendimiento constante y sostenido con relativamente pocas sorpresas. Ahora bien, eso no significa que no habrán sorpresas, el futuro es impredecible y seguro que las hay, pero un ‘’Rendimiento con Principios”’ debería experimentar sobre múltiples escenarios o tener menos sorpresas a medida que avanza teniendo en cuenta los elementos que ya hemos citado.

Asimismo, para que cada uno de nosotros seamos fiables, tanto individualmente como colectivamente, la información que generamos tiene que ser veraz, razonablemente objetiva y limpia de maquillaje orientado a la opinión pública. Por último, que tiene que haber un cierto nivel de garantía sobra esta información. Y eso obviamente implica que la información puede ser evaluada o contrastada objetivamente.

 

De forma que cuando pensamos en “Rendimiento con Principios” debemos asumir un enfoque superior hacia los negocios y se deben excluir un par de conceptos que no son equivalentes:

  1. Que las buenas intenciones, no equivalen a lo que hemos definido como “Rendimiento con Principios”. En otras palabras, no es suficiente que un negocio esté funcionando, establezca objetivos y causas nobles y promesas con las que estés de acuerdo, si no cumple con los 4 preceptos antes descritos.
  2. Contrariamente, puede perfectamente ser “Rendimiento con Principios” aunque no estemos de acuerdo con los objetivos o las promesas claras que haya establecido la organización, mientras esta esté evaluando rigurosamente la incertidumbre, actúe con integridad y, además, haga todo esto de forma fiable, de a forma antes expuesta.

Positivo vs Normativo.

Otro aspecto importante del “Rendimiento con Principios” está relacionado con la filosofía y la ética. Especialmente cuando se utiliza la palabra “Principios” o similar, siempre está presente la tendencia a pensar que estamos hablando de moral o ética y esto no es así, necesariamente.

Y, más importante aún, debemos diferenciar entre el hecho de que un enfoque “Positivo” hacia algo es objetivable y comprobable, mientras que un enfoque “Normativo” esta orientado por las preferencias.

Es importante destacar que simplemente por el hecho que alguien esté persiguiendo causas u objetivos nobles no constituye ‘’Rendimiento con Principios” y, contrariamente, simplemente porque alguien no esté siguiendo causas u objetivos nobles, no tiene por qué ser descartado para poder ser ‘’Rendimiento con Principios”.

Aunque parezca un extraño ejercicio de lógica, “Rendimiento con Principios” es Positivo y debe ser objetivo y comprobable, independientemente de si la organización está consiguiendo sus objetivos o no, de si está abordando la Incertidumbre o no, de si están actuando con Integridad o no y de si están honrando sus promesas o no, sean obligatorias o voluntarias no es una cuestión moral o ética.

Lo que se intenta a través del “Rendimiento con Principios”, es que no sea una cuestión de opinión, sino que se trate de algo que puede ser objetivo, comprobable y útil de una manera más consistente.

Deberíamos ser capaces de poder comparar dos organizaciones cualesquiera y de dictaminar a qué nivel estamos hablando de “Rendimiento con Principios” o no, e incluso tener una conversación inteligente sobre hasta qué grado cada uno de nosotros actuamos como ‘’Principled Performers’’.

 

Próximos Posts de la Serie de 3. [1-Definición2-Pilares, 3-Implicaciones]


Tagged with →  
Share →

2 Responses to Rendimiento y Principios [2-Pilares]

  1. […] Rendimiento y Principios [2-Pilares] Entrevista en el blog de Javier Megias […]

  2. […] }()); Reputation, Design Thinking and Corporate Architecture Rendimiento y Principios [2-Pilares] Rendimiento y Principios [1-Definición] On September 26, 2011, in Español, by Maximo Neira […]